Rousseff-Neves: fortalezas y debilidades de los candidatos a presidir Brasil

Categoría: INTERNACIONALES |

nevesEn una segunda vuelta de las presidenciales en Brasil tan ajustada -en la que los dos candidatos, la presidenta Dilma Rousseff y el socialdemócrata Aécio Neves están cerca del empate técnico- cada detalle puede ser fundamental para inclinar la balanza hacia el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) o el Partido de los Trabajadores (PT).

Un estudio de la encuestadora Ibope muestra las tres principales virtudes y defectos que los electores ven en cada uno de los candidatos. Rousseff destaca sobre Neves en que es «competente» y «trabajadora». El político socialdemócrata gana a la presidenta en que «tiene buenas ideas». En cuanto a los puntos débiles, los electores consideran que Rousseff «no es fiable» -algo en que Neves casi la alcanza- «no cumple lo que promete».
Bastiones

Los resultados de la primera vuelta -Rousseff aventajó en ocho puntos a Neves- también mostraron algunos datos sobre los desafíos de cada uno de los candidatos. Neves fue derrotado en Minas Gerais, su estado natal y el de Rousseff, pero también es el lugar donde fue dos veces gobernador y elegido senador. El socialdemócrata perdió por 400.000 votos y su candidato a gobernador no fue elegido, lo que fue considerada la principal derrota de su partido.

El principal desafío de Rousseff es conquistar votos en Sao Paulo, el principal colegio electoral de Brasil, con 32 millones de votantes, un 22,4% del total, donde ella perdió por casi 4 millones de votos. Rousseff y el PT perdieron en el estado la elección de gobernador, del senado y ganaron en apenas un municipio del estado más rico del país.

La presidenta también busca recuperar votos en el sur, región donde vivió buena parte de su vida y donde también obtuvo menos votos que Neves. Neves busca lo mismo en el noreste, el área más pobre del país, donde logró sólo un 15,38% de los votos, mientras la candidata «petista» venció en ocho de nueve estados, el 59,7% de los votos.
Preferencia de los electores

Las encuestas realizadas después de la primera vuelta muestran que Neves es el candidato preferido entre los electores de las clases más altas y en el sureste, centro y sur del país. Mientras que Rousseff, obtiene más votos entre los más pobres, en la clase media baja y en los estados del norte y noreste. Neves, por ejemplo, obtendría el 55% de la intención de voto en el centro-oeste de Brasil, frente el 33% que conseguiría Rousseff, mientras que la candidata lo supera en el noreste, por un 60% contra el 31%.

Neves es el candidato favorito entre los brasileños con más estudios, mientras que Rousseff domina entre los que concluyeron la primaria. Neves tiene ventaja entre los electores de hasta 34 años y Rousseff entre los que tienen más de 55.
Puntos débiles de Rousseff

Para ganar votos, la estrategia de campaña de Neves ha sido demostrar que Brasil ha empeorado en los cuatro años del Gobierno de Rousseff. En los debates, el socialdemócrata ataca lo que considera los puntos débiles de su adversaria: el aumento de la inflación, el bajo crecimiento del PIB, que este año debe ser de menos de 1%, y las denuncias de corrupción reveladas durante los doce años de gestión del PT, especialmente en la petrolera Petrobras. Precisamente Dilma Rousseff fue ministra de Minas y Energía durante el primer gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva (2002-2010).

Para Rousseff, el talón de Aquiles de Neves está en los años en que el país fue gobernado por el socialdemócrata Fernando Henrique Cardoso (1995-2002). Según la presidenta, Cardoso terminó su mandato con una inflación mayor, registró casos de corrupción en las privatizaciones y se subyugó al Fondo Monetario Internacional. Eso ha llevado el debate a una discusión sobre el pasado, el presente y el futuro.

Rousseff se defiende de las acusaciones de corrupción al mostrar avances en la creación de herramientas para combatir las irregularidades administrativas, con operaciones de la Policía Federal y la fundación de una Contraloría General de la Unión durante el gobierno Lula.

Otro punto fuerte de Rousseff son los programas sociales de transferencia de renta, como el Bolsa Familia, que atiende a 16 millones de familias, y el de vivienda popular, conocido como «Mi casa, mi vida». Uno de sus golpes más duros contra Neves, es que él no mantendrá los programas sociales. A pesar de que el candidato dice lo contrario, la duda es un punto en su contra.

Rousseff también tiene a su favor que su Gobierno ha sacado a millones de personas de la miseria y otros tantos han dejado de ser pobres y pasado a la clase media. A pesar de que el fin de la inflación y el embrión de esos programas se produjeron en los años de Cardoso, su fortalecimiento durante los años de mandato del PT ponen en duda si Neves sería capaz de mantener la dimensión que alcanzaron.

Los años en que el candidato socialdemócrata gobernó en Minas Gerais con una alta popularidad son un punto a su favor, pero no garantizan a los electores que él podrá repetir esa gestión en un país del tamaño de Brasil.
Menor peso de Cuba y Venezuela

Rousseff es apoyada por electores que quieren la continuidad de los proyectos y Neves por los que buscan cambios en el área económica y en política exterior, con un peso menor para las relaciones con Cuba y Venezuela, por ejemplo.

Por último, Neves es visto como un candidato elitista, mientras que a Rousseff tiene el respaldo de los más pobres. Tanto el PT como el PSDB siempre representaron a esos grupos de electores, pero es la primera vez en más de dos décadas que el país está tan dividido entre dos candidatos y que la votación está tan indefinida. La respuesta la tendremos el domingo.

http://www.abc.es

Comentarios

commentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Website Protected by Spam Master


Seguridad * Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

*